14 de octubre de 2022

Entrevista a dibujante Malaimagen sobre su nuevo libro “Basta de Caricaturas”

Un libro de viñetas cargados de humor negro sobre la difícil situación que vivimos como humanidad.

Guillermo Galindo, mejor conocido como Malaimagen, lleva 15 años haciendo viñetas en blanco y negro sobre la sociedad y la política chilena. A través de su humor ácido y muchas veces crítico, el dibujante se ha convertido en uno de los principales referentes de su generación.

Comenzó haciendo un humor más bien absurdo, pero a medida que iba madurando, se dio cuenta que hay mucho más material que extraer en las personas que habitan el país, tanto de la televisión, como el mundo de la política y el día a día.

El nuevo libro del dibujante se llama “Basta de Caricaturas”, un trabajo solo un “poco” más alejado de la contingencia política, pero que sin embargo, tiene una mirada sardónica a la difícil realidad que vivimos como país y como humanidad, que cada día está más cerca de la extinción a causa de un virus mortal, un meteorito o quizás por nuestra propia estupidez.

En Palco conversó con Guillermo Galindo, alias Malaimagen, para conocer más sobre su nuevo libro, así como también sobre su carrera, sus gustos y sus próximos proyectos.


Este nuevo libro tiene una visión bastante apocalíptica del mundo en el que vivimos. Cuéntanos un poco, ¿cómo nace "Basta de Caricaturas"?

"Yo creo que el libro es bastante positivo en comparación a lo apocalíptico del mundo en que vivimos. Últimamente siento que ha estado todo bastante oscuro para toda la humanidad, y este libro fue un poco lo que yo me propuse hacer para hablar de todo este último tiempo de la pandemia en adelante. Es un libro de viñetas. Hay unas viñetas un poco pesimistas, pero en general mis dibujos son así. Está, por supuesto, trabajado dentro del contexto del humor gráfico, entonces tampoco es que sea un libro como para deprimirse, ni mucho menos, pero tiene una visión un poco oscura del futuro y la realidad".


Con el mundo que está medio complicado actualmente, ¿consideras que estamos cerca de la extinción?

"Sí, considero que estamos absolutamente cerca de la extinción. Y no solamente lo considero yo, la otra vez leía uno de esos reportajes científicos que decían que, aunque nos preocupemos ahora de temas como la ecología, el cambio climático, el calentamiento global, ya no hay vuelta atrás, y lo único que se puede hacer es retrasar un poco el tiempo que nos queda. Y entonces, en esas cosas bonitas que hemos ido haciendo como especie humana, me basé para hacer este libro, y tiene una visión quizás no tan optimista, pero bueno, es un poco el reflejo. Yo siempre mis libros los voy haciendo basándome en el contexto que vamos viviendo, ya sea de contexto político o contexto coyuntural, cuando hay, que se yo, elecciones, cuando hay un gobierno, cuando está el otro, etc. Y este es más introspectivo, esa es la palabra que me gusta usar. Creo que es un libro que tiene más reflexiones, que pueden ser compartidas por el público o no, pero siento que es un libro más introspectivo, más personal, que quizás los últimos que había estado publicando".


Muchas de tus viñetas tienen carácter político y también social. ¿Cuál es tu visión de la política y la sociedad actual? No solo chilena, sino del mundo, en general.

"Lo que yo veo -como contexto- es lo que estamos viviendo todos. Las políticas tienden a privilegiar la acumulación de riquezas. Hay escasas, pero valorables iniciativas por mejorar la calidad de vida. Creo que hay un descontento bastante grande. Lo que se vivió en el año 2019 en Chile con la revuelta popular fue una muestra del descontento que había, y todas esas cosas que hicieron producir esa revuelta, no sé cambiaron, no se solucionaron. Entonces, estamos en un contexto bastante hostil como mundo, como país, como sistema de vida, y yo creo que eso es lo que estamos resintiendo, como personas".


Sin embargo, a pesar de que actualmente tus viñetas se basan en la sociedad, en la política, en las cosas interpretativas, tú comenzaste haciendo humor absurdo. ¿En qué momento hiciste ese salto, de este tipo de humor al actual?

"Es que cuando yo empecé a publicar era como un humor experimental, por decirlo de alguna manera, a mí me gusta mucho el humor absurdo. Cuando empecé a publicar yo tenía un blog donde empecé a subir dibujos que eran en realidad cualquier cosa que se me ocurriera, muchos los hacía en la micro, camino a la pega. Era como un entretenimiento para mí, que, sin embargo, le empezó a gustar a alguna gente. Y de a poco esos dibujos me fui inspirando más en lo que veía en la coyuntura del día a día, en vez de tratar de hacer cosas absurdas o cosas más de fantasía. De a poco le fui agarrando más el gusto a hacer cosas sobre contingencia. Y empecé a publicar más sobre cosas más actuales, más que iban pasando. Pasaron cosas muy importantes en cuanto a movimientos sociales, por ejemplo, el 2011 con los estudiantes, estaba Piñera, y después empiezo a hacer parodias del programa Tolerancia Cero, y ahí ya estaba metiéndome de lleno en lo que es la sátira política, que es lo que he venido haciendo hasta el momento".


¿De qué manera ha impactado el internet y las redes sociales a los dibujantes o ilustradores?, ¿cómo ha sido ese cambio? ¿y de qué manera? También ha pasado que una viñeta que tú puedas dibujar pasa a convertirse en un meme que se hace viral, o tu nombre de Malaimagen ya pasa a convertirse en un sello viral.

"Es una herramienta bastante poderosas las redes sociales. Y, además, muchos autores de mi generación, suena como muy antiguo, pero es un formato donde publicar. Ya no está eso de tener que ir a buscar la revista que te publicara o el diario que te publique. Eso es una cosa ya muy antigua de la tira cómica del diario, que, si bien algunos diarios que sobreviven, lo mantienen, pero ya no es lo que se usa, y además las redes sociales te permiten una velocidad mucho más inmediata para publicar. Muchos de mis dibujos que yo publicaba, los publiqué inmediatamente después que pasaba algo, y mucha gente me decía: ‘¡oh, que rápido lo hiciste!’, como que fui agarrando una fama de trabajar rápido, y las redes sociales se convirtieron en eso, pero también pueden hacer un arma de doble filo, por lo que tú dices, que va todo muy rápido, todo es mucha información, algo se puede viralizar, también se puede viralizar algo que te quedó mal, que se yo. Pero es así, así funciona”.


Estoy leyendo la cita con la que parte tu libro “Basta de Caricaturas”, dice: "Faltaría que llueva caca" de la Izkia Siches. ¿Por qué elegiste esa cita para comenzar?

"Tenía dos citas para comenzar el libro, "Faltaría que llueva caca" de Izkia Siches y "Cada día puede ser peor" de Michelle Bachelet. Encuentro que son citas buenísimas, y que las dos como que resumían súper bien todo lo que pasó desde el 2020 hasta la fecha. Yo creo que eran unas citas bastante desafortunadas en cuanto a la cuña, digamos, bastante desafortunadas periodísticamente, pero que representaban bastante bien lo que estábamos sintiendo todos con esto de la pandemia, que después venían las variantes, que la viruela del mono, que el Apocalipsis Zombie, que los dinosaurios, que ya no sabías que viene después. Y me gustó esa cita de Izkia. Ni siquiera la escuché en vivo, entonces la tuve que buscar, porque no estaba seguro si la había hecho de verdad, y encontré el video. La dijo de verdad cuando era presidenta del Colegio Médico. Por eso el libro parte con eso. La otra opción era "Cada día puede ser peor"".


La conversación completa la puedes ver en el siguiente video.





 

TEMAS