2 de noviembre de 2022

Entrevista a Lizbeth Meredith: autora del libro “Pieces of me: Rescuing my kidnapped daughters”

Sus memorias son la base para el nuevo filme de LIFETIME, “Stolen by their father: Secuestro Parental”.

Para este jueves 3 de noviembre, LIFETIME ha preparado el especial “Basta de violencia hacia la mujer”, sumándose a los esfuerzos internacionales para erradicar cualquier tipo de agresión física, psicológica, económica, cultural y sexual hacia las mujeres.

Durante el día, el canal contará con una programación especial con producciones que abordan historias reales de mujeres que han sobrevivido a este flagelo, entre las que destaca el estreno de “Stolen by their father: Secuestro Parental” filme protagonizado por Sarah Drew, que cuenta la pesadilla vivida por Lizbeth Meredith, una madre que descubre que su vengativo y abusivo exmarido se ha llevado a sus pequeñas hijas fuera del país hasta Grecia, lo que la hará vivir una terrible lucha para recuperarlas.

A Lizbeth, las autoridades griegas le dicen que la ley favorece al hombre y que es posible que nunca vuelva a ver a sus dos hijas, pero eso no la detiene. En cambio, ella está decidida a pasar los próximos dos años viajando a la Casa Blanca, y luego a Europa, porque no acepta un no por respuesta.

Si bien el argumento pertenece a una fascinante película, está basado en las memorias de Lizbeth de 2016, “Pieces of Me: Rescuing my kidnapped daughters” y además está producida por otra víctima de secuestro, Elizabeth Smart.

Stolen by their father: Secuestro Parental” se estrenará a las 21:00 hrs de Chile, antecedida por las cintas "Yo soy Elizabeth Smart", "La historia de Ashley Reeves", "La Historia de Mary Stauffer" y "La desaparición de Jennifer Dulos".

En Palco conversó en exclusiva para Chile con Lizbeth sobre el terrible episodio de su vida que dio paso a sus memorias y a la nueva película de Lifetime, “Stolen by their father: Secuestro Parental”.


Cuéntanos un poco sobre tu historia.

"Ambas piezas, la novela y la película tratan sobre mi lucha de dos años para recuperar a mis hijas secuestradas, que eran pequeñas en ese momento. Y las tomaron como un acto de represalia porque había dejado a mi esposo abusivo cuatro años antes. En ese momento yo era joven, tenía veintitantos años, ganaba 10 dólares la hora. Era un problema de 100.000 dólares. Desde luego, no los tenía, no tenía influencia, ni familia, ni nada que pudiera ayudar. Pero tuve un pasado que también era yo como hija secuestrada. Y sabía lo importante que era realmente recuperar a mis hijos y darles la vida que se merecían. Y muchos de mis esfuerzos se vieron impulsados por esos viejos recuerdos de lo que nunca quise para mis hijos".

Teniendo en cuenta que tú también sufriste secuestro cuando niña y tuviste que pasar por abuso infantil. ¿Qué pensaste cuando te enteraste que tus hijas no estaban en el país?

"Al principio, fue como la peor pesadilla que puedas imaginar para mi y, por supuesto, para mis hijos. Pero se hizo realidad. Es como si esto realmente hubiera ocurrido, esta amenaza del pasado sucedió. Pero, por otro lado, tocar fondo fue lo que me ayudó a darme cuenta. Espera un minuto, dije. “Los llevaré de vuelta a casa y ya no vamos a aguantar más esto”. Los cuatro años anteriores a que se llevara a los niños y se fuera del país, no fueron cuatro años tranquilos. Fueron tiempos muy, muy aterradores. De ser acechada. De contarles a los niños mensajes amenazadores sobre mí. Que moriría, que iría al infierno, que los dejaría. Él me cortó los neumáticos. Quiero decir, cada vez que hacía algo bueno por las chicas y por mí, por ejemplo, conseguía un trabajo o terminaba mi carrera, él actuaba aún peor. Y ya no estábamos casados. Así que parecía no tener fin. Y ahora ha culminado en esto. Y así fue realmente en la primera media hora. Pensé que este era el final de la historia. Este es el fondo. Y cuando los lleve a casa, habremos acabado con este episodio".

Al pedir ayuda a la Casa Blanca, a Grecia y a los medios de comunicación ¿Cuál fue su reacción?

"La buena noticia es que esto ocurrió en Alaska. Y diré que, tal vez, ese es uno de los mejores factores de resiliencia de toda la historia, especialmente antes de Internet, estábamos en un lugar al que la gente acudía. La mayoría de las personas no tenían familiares cercanos cerca. Así que todos quedamos huérfanos en un estado frío y aterrador en el que tenemos que ayudarnos unos a otros a salir de las zanjas y alejarnos de los osos. Era muy duro en ese entonces. Así que tuve mucha suerte. Es una sensación de pueblo tan pequeño. Así conocí a un periodista, fui al instituto con el gobernador. En todos esos casos, era como un pueblo muy, muy pequeño. Así que eso ayudó. Ya conocía al periodista que en cierto modo me ayudó. Luego trabajé con sobrevivientes de violencia doméstica. Eso ayudó por completo. También porque había una mujer en la junta directiva a la que representaba su padre, la presidenta en ese momento, presidenta de los Estados Unidos. Así que solo estos pequeños milagros raros. Fui una de las personas más desafortunadas pero más afortunadas del mundo. Fueron las peores circunstancias, pero se superpusieron tantas cosas buenas que realmente marcaron la diferencia".

¿Cómo nació la idea de hacer un libro y luego una película?

"Siempre me gustó escribir. Cuando era niña, me gustaba escribir poesía trágica donde siempre moría y la gente se arrepentía. Así que, ya sabes, siempre me han encantando las historias. Y luego me licencié en periodismo cuando, ya sabes, son los hechos tal como se juntaron. Recuerdo una vez, la primera vez que fui a Grecia y me encontré con un hombre que dijo: «Oh, no te quedaste con las niñas». Dije que no. Y él dijo: Bueno, deberías estar agradecido de que el libro vaya a ser mucho mejor. Y fue un bonito recordatorio de que, ya sabes, solo tienes que mirar la vida a veces. Recuerda que es una especie de historia y no está acabada. Así que realmente ayudó, ya sabes, escribir una historia que tuviera conclusiones positivas, no solo, “oh, esto es tan trágico”, sino que más bien estas son las cosas que ayudaron. Estas son las personas que ayudaron. Y es increíble lo que todos podemos hacer con la comunidad y, ya sabes, con la voluntad de arremangarnos y seguir intentándolo, incluso cuando todas las puertas se te cierran de golpe en la cara. Fue algo muy emocionante cuando el libro se convirtió en película. Tenía un alcance más amplio. Pero todavía tengo papel de cuaderno que tenía en los noventa cuando las chicas regresaron. Y escribí algunas cosas para llevar que, si alguna vez escribía un libro, me gustaría que la gente aprendiera estas cuatro cosas. Y lo hice. Ya sabes, quiero decir, el libro, cuando finalmente terminó dos décadas después. 20 años, tenía lo que necesitaba para invitar a la gente a la historia. Y por eso, estoy agradecida".

¿Crees que “Stolen by their father: Secuestro Parental” es una versión fiel de los hechos?

"Sí, absolutamente. Hay cosas que me dijeron de antemano y que aprecié mucho. Había ciertas cosas que había que eliminar porque una película tiene que durar, ya sabes, como 90 minutos con anuncios. Es veraz. Es equilibrada, justa y simplemente encantadora. Y, lamentablemente, no podíamos tener todos los personajes que tenía el libro, porque no se puede hacer eso en una película. Ya sabes, tienes que eliminar algunos personajes y mantenerlo en movimiento. Pero me encanta".

¿Cómo fue tu relación con la actriz Sarah Drew?

"Lamentablemente, nunca la conocí. Nunca hablé con ella. Pensando en la pandemia, en Canadá, tenía muy claro que estaban siguiendo todas las medidas. Donde vivía, no tanto. Así que no pudimos. No pude ir más allá del set y conocer a la gente que tendría. Pero mis hijas podían conectarse con las niñas, las niñas pequeñas que eran hermanas que interpretaban a mis hijas, por lo que se conectaban en las redes sociales y se enviaban mensajes de ida y vuelta. Me encanta el trabajo que hizo Sarah Drew. Creo que lo hizo fabuloso. Desde luego, no me necesitó para ningún aporte. Y mencionó que había visto entrevistas que yo había hecho, ya sabes, así que había visto algún vídeo, pero hizo una gran adaptación. Creo que es fabulosa".

Para terminar, LIFETIME ha realizado muchas películas que abordan la violencia contra las mujeres, ¿Qué te parece el trabajo que está realizando para plantear esta realidad? ¿Por qué es importante contar este tipo de historias?

"Creo que Lifetime está haciendo un importante esfuerzo por abordar la resiliencia. Por eso es maravilloso que brinden una oportunidad para que las personas compartan sus historias. De víctimas de delitos. O personas que están pasando por momentos muy difíciles. Pero saca a la luz algunos temas que todos pueden ser invitados a conocer. Además, amplifican las historias de resiliencia y fortaleza, por lo que dan esperanza a las personas que atraviesan momentos difíciles. Todavía escucho de gente como casi a diario o si no semanalmente en mi sitio web me dicen: “Oye, vi la película. Es mi situación. Resuena claramente”. Le dice a la gente que hay esperanza. No pierdas la esperanza. No abandones la lucha, busca apoyo. No te quedes solo en lo que sea que estés pasando. Y ya sabes, es parte de tu viaje y algo así. Y ahora trabajo con clientes de coaching, convirtiendo sus desafíos en superpoderes. No es algo que hayas superado o superado. Es algo que incorporaste a tu vida para un futuro funcional".








TEMAS