En palco 2
Todos somos extraños
Carmen G. Moraga
Por

29 de febrero de 2024

20th Century Studios
iron claw

Más sobre este tema

"Todos somos extraños": la necesidad de sanar las heridas de la infancia

​El esperado largometraje, basado en la novela “Strangers” de Taichi Yamada, ya está en cartelera en los cines chilenos.

​¿Se puede vivir en plenitud si no se sanan los traumas que se experimentaron en la niñez?, ¿Qué tanto pueden afectar las heridas de la infancia? En estas preguntas ahonda la nueva película del director británico Andrew Haigh "Todos somos extraños", que se empezó a exhibir este jueves 29 de febrero en las salas de cine de nuestro país.



El film, basado en la novela “Strangers” de Taichi Yamada, sigue la vida de Adam (Andrew Scott), un solitario escritor de televisión que vive en Londres y que tiene un romance con un vecino llamado Harry (Paul Mescal).

Mientras la relación entre ambos se fortalece, el protagonista intenta escribir sobre sus padres (Claire Foy y Jamie Bell), quienes fallecieron en un accidente cuando él tenía 12 años, pero las palabras no afloran. Esto lo lleva a visitar constantemente la casa donde vivió con ellos. Cada vez que está en esa vivienda que fue su hogar ocurre algo muy misterioso: ve a sus progenitores con la misma edad que tenían cuando murieron y habla con ellos de los recuerdos de la infancia y de su vida de adulto. Los diálogos que establecen son muy profundos. Adam le cuenta a sus papás que es gay. Su madre al principio queda desconcertada, pero finalmente lo acepta. Su padre no se sorprende tanto, porque dice que lo sospechaba. A raíz de esta confesión conversan sobre algunos sucesos de su niñez relacionados con su orientación sexual. Por ejemplo, el joven le dice a su padre que sus compañeros le hacían bullying en el colegio, a lo que él responde, que si hubiese ido a su escuela él también lo habría molestado. Así salen a la luz los traumas que el protagonista vivió y que actualmente lo atormentan. En ese emocionante y conmovedor viaje que realiza con sus padres, recibe los abrazos, la contención y el apoyo que no tuvo cuando era pequeño. Todas las conversaciones parecen estar solo en su mente, ser producto de su imaginación o de un sueño, pero se ven muy reales.



Harry también necesita sanar a su niño interior, ya que sus papás a lo largo de su vida lo han excluido por su orientación sexual. De esas heridas que todavía permanecen abiertas habla con Adam y en lugar de debilitar la relación, la fortalece.

Esta singular e inquietante cinta nos muestra que todas las personas vivimos situaciones dolorosas en la infancia que nos dejan heridas y que si no las tratamos nos afectarán en la vida adulta en mayor o menor medida. El film también nos recuerda que es necesario superar esos traumas, porque de lo contrario siempre estarán rondando como fantasmas que nos impiden vivir tranquilos y felices.

En cuanto a las actuaciones, el buen trabajo del elenco permite que los espectadores se sientan identificados con los personajes, sobre todo en los momentos más sensibles. La música también aporta lo suyo. Agrega intriga, tristeza, miedo y nostalgia.

Quienes tengan la posibilidad de verla, háganlo, porque es una emocionante película que deja una gran moraleja.




Paul Mescal
claire foy
Todos somos extraños
Jamie Bell
Andrew Scott
Novedades
Cine
ir a
Cine
Magazine
ir a
Magazine
Escapadas
ir a
Escapadas
Televisión
ir a
Televisión
Notas
ir a
Notas
whatsapp-logo-transparent-free-png
whatsapp-logo-transparent-free-png
Logo-de-Facebook-fondo-azul
Logo-de-Facebook-fondo-azul
colorful-gradient-background-inspired-by-instagram-vector
colorful-gradient-background-inspired-by-instagram-vector
Youtube_logo
Youtube_logo
Sin título-1 xx
Sin título-1 x
Nuestras comunidades