23 de marzo de 2022

“Aguas Profundas”: Adrian Lyne vuelve a internarse en el mundo de los celos

La película protagonizada por Ana de Armas y Ben Affleck está disponible en la plataforma de Amazon Prime Video.

Han pasado 20 años desde que el director de “9 semanas y media”, “Atracción fatal” y “Una propuesta indecente” -Adrian Lyne- estrenó el que era -hasta ahora- su último trabajo: “Infidelidad”. Una cinta que atrapa de principio a fin con Richard Gere, Olivier Martínez y la estupenda Diane Lane. 

Este año, el director de 81 años regresa con “Aguas Profundas”, filmada hace ya un buen tiempo, pero que debido a la pandemia no llegó a los cines. La historia, basada en un libro de la célebre Patricia Highsmith (El talentoso señor Ripley, Extraños en un tren), está protagonizada por un casi siempre inanimado Ben Affleck y la bella Ana de Armas, quienes provocaron revuelo alrededor de la filmación de esta cinta por convertirse en pareja en la vida real, relación que, como ya sabemos, terminó. 

Vic (Affleck) es un tipo adinerado y extraño, parece nada importarle demasiado, salvo su pequeña hija Trixie (Grace Jenkins) y su criadero de caracoles. Él está casado con la sensual Melinda (De Armas), una mujer insaciable y descarada que consigue un amante tras otro, a vista y paciencia de su marido. Existe una suerte de acuerdo entre ambos donde ella puede tener otros hombres para mantener el matrimonio, puesto que él muestra poco interés sexual hace su mujer. 

La pareja se mueve en un círculo de élite, lleno de fiestas y reuniones sociales. Sus amigos parecen saber, pero no comprender del todo lo que pasa entre la pareja. La llegada de un nuevo miembro al grupo y la muerte de los amantes de Melinda convertirán a Vic en un posible victimario. 

Este thriller de corte erótico no es lo perfecto que podría ser, contando con la tremenda historia de base que tiene. Lyne se tomó la atribución de cambiar algunos pequeños aspecto y sobretodo el final del relato, lo que quizás nos hizo perder información o motivaciones valiosas. Si bien es una película muy entretenida y cautivante, deja muchas cosas en el aire, que no permiten entender del todo la relación enfermiza y tóxica entre los protagonistas, por lo mismo cierto pasajes pueden parecer incluso absurdos. 

Affleck y De Armas no son los mejores intérpretes de Hollywood, pero para esta cinta tan extraña, de cierta manera igual funcionan. Quien si les da clases de actuación, es la pequeña Grace Jenkins, la que interpreta a la hija de ambos. Ella se roba la película en sus pocas escenas. Probablemente Adrian Lyne tenía claro esto, por algo la convirtió en la protagonista de los créditos.

Desde el 18 de marzo está disponible en la plataforma de Amazon Prime Video.




TEMAS