En palco 2
praha
Por

28 de diciembre de 2022

Equipo En Palco
kefalonia

Más sobre este tema

Una caminata por Praga: un día recorriendo las hermosas calles de la capital de Chequia

Te invitamos a una nueva escapada en Europa.

No por nada durante la década de los 90 del siglo pasado, la liberación de Chequia del comunismo, el país, y en especial su capital Praga, comenzaron a ser un destino cada vez más visitado por miles de turistas del mundo. Tras décadas de oscuridad, sus hermosas plazas, edificios y monumentos que evocan el pasado bohemio se volvieron a abrir para aquellos ávidos por conocer la cultura de la también llamada República Checa. Lo que te propondremos es caminar, sin apuro, por sus calles desde un punto alto, como lo es Castillo de Praga, hasta una de las plazas más importantes de la ciudad, la plaza de Wenceslao, cruzando el río Moldava. 



Para llegar a nuestro primer hito, el Castillo de Praga, podemos utilizar el tranvía n° 22 (parada Pražský hrad) o el metro (línea A, estación Malostranská). Lo primero que llama la atención en la entrada al Castillo son sus guardias, que parecen muñecos de cera. Puedes visitar por dentro el Castillo (de pago), o bien, caminar por sus hermosos jardines, que tienen como plus las maravillosas vistas de la ciudad (el castillo se encuentra en un cerro) y de un río Moldava con incesante tráfico de embarcaciones. Dentro del complejo también puedes visitar la Catedral de San Vito, hogar de tumbas de obispos y reyes, cuya arquitectura gótica de seguro te gustará. Avanzando un poco más, al final del complejo, te encontrarás con Zámecké schody, las escaleras del castillo, una pintoresca bajada hacia el plan siempre muy transitada y fotografiada. Doblando a mano derecha te encontrarás con la calle Nerudova, y avanzando por ella llegarás a la Plaza de la Ciudad Pequeña (Malé náměstí), en pleno barrio de Malá Strana (ciudad pequeña). Además de contemplar sus edificios, donde destaca la iglesia barroca de San Nicolás, podrás disfrutar de una de las zonas más animadas de toda la urbe. Desde la plaza hacia el sur encontrarás otra importante iglesia, esta vez por la cantidad de devotos que tiene el Niño Jesús de Praga, cuya imagen de cera se encuentra en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria. Además de conocer al original Niño, podrás ingresar a un pequeño museo con distintos ropajes que ha usado, además de, por supuesto, comprar souvenirs de esta visita.



Saliendo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, en dirección este, nos dirigimos hacia el puente más famoso que cruza el Moldava: el puente de Carlos, abandonando la zona de la Ciudad Pequeña para adentrarnos a la zona de la Ciudad Vieja. Este hermoso puente, el más antiguo de la ciudad que sigue en pie, es para disfrutarlo, no solo por sus hermosas vistas, sino también por sus estatuas. Una vez en la Ciudad Vieja, déjate llevar por sus estrechas calles y disfruta de cada uno de los edificios y sus decoraciones que van apareciendo. Así llegamos a la Plaza de la Ciudad Vieja, Staroměstské náměstí, el espacio público más tradicional de la ciudad (se proyectó en el siglo XII), y en mi opinión, el más bello. No puedes dejar de apreciar la belleza y particularidad de los siguientes edificios: el ayuntamiento, la iglesia de Nuestra Señora de Tyn, el palacio de los Kinský o la Casa de la Campana de Piedra. Además destaca el monumento a Jan Hus, en el centro de la plaza, y en uno de sus costados el espectacular Reloj Astronómico, obra del siglo XV, un verdadero espectáculo que tienes que presenciar (el carrillón cobra vida cuando se marca una nueva hora).


Finalmente, y tras haber disfrutado de la Plaza de la Ciudad Vieja, sigue tu periplo por esta zona hacia el este para encontrarte otro de los importantes edificios góticos de Praga: la Torre de la Pólvora. Giramos y avanzamos en dirección sur para llegar al final de este circuito, en la Plaza de Wenceslao. Esta larga plaza, rodeada de comercio y lugares para comer, se corona con la imponente estatua ecuestre del rey Wenceslao y el edificio neorrenacentista del Museo Nacional. Como último dato, y si te quedas en la noche, te recomiendo volver a la Plaza de la Ciudad Vieja, para disfrutar de los edificios iluminados y de la rica gastronomía checa en alguno de los tantos restaurantes y bares de la zona.






Europa
praha
niño jesús de praha
chequia
república checa
viajes
escapadas
Novedades
Cine
ir a
Cine
Magazine
ir a
Magazine
Escapadas
ir a
Escapadas
Televisión
ir a
Televisión
Notas
ir a
Notas
whatsapp-logo-transparent-free-png
whatsapp-logo-transparent-free-png
Logo-de-Facebook-fondo-azul
Logo-de-Facebook-fondo-azul
colorful-gradient-background-inspired-by-instagram-vector
colorful-gradient-background-inspired-by-instagram-vector
Youtube_logo
Youtube_logo
Sin título-1 xx
Sin título-1 x
Nuestras comunidades