15 de noviembre de 2022

Libro de ilustradora española y astrofísico chileno revela "Paisajes desconocidos del Sistema Solar"

En Palco conversó con el astrónomo Antonio Hales sobre esta original obra.

¡Un amor a primera vista literario! “Paisajes desconocidos del Sistema Solar” es un libro para aprender, estudiar, fantasear y sobre todo contemplar. En cada página, las bellas ilustraciones de la española Aina Bestard acaparan todas las miradas de los lectores. Son tan deslumbrante, que pareciera que uno está ante una galería de arte. Gracias a su desbordante talento hoy podemos apreciar imágenes inéditas de lugares del universo, que nunca han sido fotografiados, como el Cinturón de asteroides, que está entre Marte y Júpiter, o la nube de Oort, donde nacen los cometas. Para dibujar estas misteriosas vistas de nuestra galaxia, la artista mallorquina repasó las más recientes investigaciones sobre Astronomía y luego usó toda su imaginación. El resultado es simplemente brillante. Los amantes del espacio fliparán. 

En las 72 páginas, niños y adultos, realizarán un recorrido sin igual por el desierto abrasador de Venus, los cráteres rojizos de Marte, los fascinantes anillos de Saturno, el gas azulado de Neptuno y el gigante de hielo de Urano. En todas las paradas, encontrarán información actualizada y fidedigna, revisada por el doctor en Astrofísica e investigador de ALMA, Antonio Hales, quien participó en este proyecto como editor y consultor científico

Con esta preciosa obra, Aina brinda un homenaje a la historia de la ilustración científica del siglo XIX, que ayudó considerablemente a acercar la Astronomía al público general.

Antonio, ¿cómo se gestó este libro ilustrado?

"Aina y Mireia, que es la editora de Zahorí Books, en Barcelona, ya habían producido una obra parecida que se llama "Paisajes perdidos de la tierra", salió hace un par de años y fue un éxito total, porque efectivamente es una artista muy talentosa, el contenido es muy atractivo, se ganaron muchos premios y fue publicado acá Chile por la editorial Escrito con Tiza, que es la misma editorial, en la cual yo publiqué un libro hace un par de años que se llama "¿Estamos solos en el universo?". Entonces, básicamente Escrito con Tiza hizo de puente entre Zahorí Books y yo. Y así empezamos a conversar hace un par de años con Mireia y con Aina, porque ellas querían hacer algo que tuviera que ver con el universo, lo que tenían en mente era algo que se iba a llamar Paisajes perdidos del Universo, pero luego de un par de conversaciones e interacciones me quedó claro que lo que ellas querían realmente era hablar del sistema solar. Fue ahí donde ya empecé a tener un poco de incidencia en el título mismo y en el contenido de que esto se iba a llamar Paisajes perdidos del sistema solar y de paso quedaba la puerta abierta para hacer otros libros más, tal vez Paisajes Perdidos de la galaxia o Paisajes perdidos del universo, que eso todavía puede ser un proyecto a futuro. Entonces, junto con Mireia, fuimos armando la maqueta. Ella me pedía contenido para cada una de las páginas, para cada uno de los capítulos. Yo fui mandando cierta información, imágenes para para alimentar un poco la imaginación y la creatividad de Aina, que como puedes ver, supera todas las expectativas".

Actualmente, hay mucha información, investigación, estudios sobre el sistema solar, ¿cómo fue bajar la información para realizar este libro?

"Uno podría haber escrito un libro de cada capítulo, cada vez hay más información. Tenemos fotos espectaculares, incluso en el proceso de la creación del libro fueron apareciendo imágenes nuevas. Entonces, efectivamente uno está un poco acotado. Mireia, como es la editora, tenía más o menos claro cuánto quería dedicar a cada cosa. Y fue mi deber mandarles, por ejemplo, tres o cuatro imágenes para cada página y que ellas fueran escogiendo qué es lo que ponían. Como consultor científico, a mí no se me permitió redactar el texto, quien que redactó el texto es alguien que trabaja con ellas y que ya han trabajado otros libros. Pero sí fue mi deber revisar el texto y aportar o quitar ciertas cosas para darle más solidez y también datos cuando fuera necesario compactarlo un poco".

¿Qué tantos paisajes desconocidos se revelan en este libro ilustrado? 

"Depende de cuánto conocimiento de Astronomía tenga el lector que abra el libro. Para muchos puede ser totalmente desconocido, hay unas imágenes de Júpiter que son muy recientes, que muestran los polos de Júpiter, que muestran estas tormentas casi en tres dimensiones que no estaban a la mano hace un par de años. Por ejemplo, hay una ilustración preciosa que me gusta a mí, que es única, es una imagen del cinturón de asteroides, que no hay una imagen así, esa imagen es imaginación de Aina, es preciosa. Hay otra imagen de más allá, que es de otro cinturón de asteroides que hay después de la órbita de Neptuno y de donde nacen los cometas, que se llaman la nube de Oort, que como te digo, no hay una imagen real que haya tomado una sonda desde allá mirando hacia acá y se puedan ver todos estos asteroides. Estas son realmente interpretaciones e ilustraciones artísticas de Aina, basadas en el contenido que sí sabemos. Entonces, esas perspectivas no existen en este momento. Entonces, revelan un paisaje desconocido que está ahí, pero que no hemos llegado a conocer".

¿Cómo astrónomo qué sentiste cuando viste por primera vez estas ilustraciones que hizo Aina?

"Es sobrecogedor, francamente. Es muy atractivo. Potencia un poco lo que hacemos nosotros. Por eso, la divulgación científica es tan importante para nosotros los científicos y científicas, porque permiten aterrizar justamente y hacer atractivas cosas que a nosotros, a veces por nuestra profesión, se nos hace más difícil comunicar. Entonces, tener este puente entre ciencia y arte es en el fondo una forma de potenciar ambas disciplinas".

¿De todos los descubrimientos sobre el sistema solar que se han realizado los últimos años, cuáles crees tú que son los más relevantes, los más importantes? 

"Este mismo cinturón de asteroides que tomaría la órbita de Neptuno es un tema muy interesante y que hace diez años no se sabía qué es lo que había ahí. No se sabía que había tantos asteroides. Es justamente el descubrimiento que hay muchos planes decimales después de Neptuno, los que le quitaron el grado de planeta a Plutón, por ejemplo. Entonces, mientras más observamos, mientras mejores telescopios tenemos, más telescopios robóticos, más objetos se descubren, y tienen gran relevancia, porque puede ser que de ahí se desprenden objetos que vienen a pasar cerca de la tierra, objetos que pasan cercanos a la tierra hay muchos y no sabíamos que había, porque simplemente no estábamos observando, entonces, caracterizar las órbitas de todos los objetos es fundamental para toda esta preocupación que tenemos los seres humanos con que no vaya a llegar un impacto de un asteroide o no. Justamente ayer en el cable estaban dando Armageddon, una película que no veía desde que salió en los 90, y bueno, hay muchas cosas que sí son potenciales peligros, la versión nueva, No mires hacia arriba, que salió con Leonardo DiCaprio el año pasado, creo que es una versión nueva, este mismo problema y que es muy importante. 

Además, yo me dedico a la formación de Planetas y todos estos asteroides que tienen que ver con cómo se formó el Sistema Solar, es muy interesante para nosotros, porque con Alma nosotros observamos ese mismo tipo de cinturón de asteroides, pero en otro sistema solar. Entonces, esos descubrimientos tienen mucho que ver con lo que hago yo, con lo que hace Alma y con cosas que le importan al público en general. Ahora, si me permites uno último, son las imágenes que se tienen de Plutón, que las ilustró Aina, que son imágenes que no existían hasta hace unos ocho años atrás, nueve años atrás, que las tomó la sonda New Horizons (Nuevo Horizontes) de la NASA, que hace varios años, en 2014 la sonda ya había partido camino a Plutón y cuando la sonda iba en camino a Plutón y, supuestamente, su propósito era sacar estas imágenes de Plutón nos contactó la NASA a Alma, nos dijo la verdad es que necesitamos su ayuda, porque no sabemos muy bien la distancia a Plutón y para ello era fundamental, porque esta sonda ya está andando y la sonda tiene que saber cuándo prender las cámaras, o sea, cuando llega a Plutón, pero uno está a varios minutos de distancia en comunicación cuando la sonda está en Plutón, más de diez minutos. Imagínate que la luz se demora ocho minutos de venir del sol hasta acá, voy a estimar que son unos 20, 30 minutos lo que se va a demorar en llegar una señal de acá a Plutón. Entonces, la NASA tenía que saber muy bien la distancia de Plutón para prender las cámaras automáticamente, porque si no podía prenderlas antes, y después llegar a Plutón y no filmar nada, o prenderlas después y filmar puro espacio vacío. Entonces, con Alma que justo el 2014 estaba ya en sus más altas capacidades para medir cosas con precisión hicimos unas mediciones de la distancia de Plutón y fueron esas las que permitieron que la NASA pudiera prender las cosas a tiempo. Y se lograron imágenes sobrecogedoras de Plutón que revelaron montañas de hielo y un paisaje realmente desconocido, que son las imágenes en la que se basa Aina para ilustrar Plutón en ese capítulo". 

Revisa a continuación la entrevista completa que nos concedió Antonio Hales.




 

TEMAS