18 de marzo de 2021

"La maestra del jardín": el niño que recitaba poemas de amor

La cinta del israelí Nadav Lapid se estrenó en 2014, sin embargo, Cinemark Online la trae de vuelta a las pantallas, en especial para el público chileno.


Con un ritmo contemplativo y unos personajes con los que no es fácil empatizar, el cineasta israelí Nadav Lapid (Policía en Israel, 2011) dirige su segundo largometraje, una historia que hace pensar y que busca incomodar, por cómo está concebida y por su desarrollo. 

La película propone una mirada perturbadora a la relación de una profesora de jardín y su párvulo Yoav, niño prodigio de cinco años capaz de crear poemas a partir de misteriosos trances de inspiración. Lo extraño es que los temas de sus versos (el amor, la muerte y la violencia) nada tienen que ver, evidentemente, con la vida del niño, surgen repentinamente y hacen de Yoav una suerte de genio que, una vez transcurrido el trance, retoma su vida de juegos y placeres inocentes. 

Nira, la maestra de Yoav, una mujer casada, madre de unos hijos a los que casi no ve y a su vez poetisa sin gran reconocimiento que asiste a un taller de poesía en sus ratos libres, descubre la posibilidad de estimular el talento del chico y asiste, libreta en mano, a sus trances de inspiración, explotándolos, en un comienzo, para beneficio propio, para luego dedicarse por completo al niño y salvarlo de un entorno que no aprecia su talento. 

Es en esa capacidad artística donde la profesora ve un modo de redimirse ella misma como madre y como docente, al tratar de cultivar, e intentar que el talento natural de ese niño, no quede desaprovechado, y que no sea otro más en el sistema israelí, como ha acabado siendo ella. La mujer en su obsesión, llegará a cruzar ciertos límites en busca de su objetivo. 

Con esta premisa, de apariencia simple, en una obra que mezcla el thriller con el drama social, el cineasta busca resaltar el alto grado de incomprensión y desdén de una sociedad israelí materialista hacia la creación poética/artística, tomando como emblema al padre de Yoav, un hombre práctico que desprecia las artes y los oficios ‘improductivos’. Es por eso, que tanto el niño como la maestra son dos parias solitarias en una triunfante sociedad de consumo, y la poesía, como muchas otras artes en ese contexto, un oficio inútil. Lapid propone una reflexión sobre la ambición y la creatividad, la inspiración, el arte como don y la poesía como vía de escape o incluso como herramienta para crear un mundo más profundo.

"La Maestra de Jardín" narrativamente no es una película para llenar las salas, sobre todo por la forma de presentar sus ideas, con un tempo hipercalmado en sus casi dos horas de metraje, que podría haber sido más reducido y que puede espantar a quien busque una cinta con entretenimiento directo. Sin embargo, Nadav Lapid es un cineasta virtuoso, los planos secuencia con los que sigue a sus personajes, las originales subjetivas que remiten a la mirada del niño o la maestra, la elegancia tan peculiar en el uso del primer plano para pasar cada tanto de una escena a otra, el trabajo preciso con sus intérpretes y la utilización justa de temas musicales en ciertas escenas hacen que sea una película digna de ver y analizar, pero quizás no de recomendar. 

Disponible a partir de este 18 de marzo en la sala de cine online de Cinemark, distribuída por Arcadia Films.





TEMAS