16 de agosto de 2022

Monasterio de Santa Catalina: un encantador imperdible de Arequipa

El recinto es Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO.

Una de las paradas culturales e históricas imperdibles de la ciudad de Arequipa en Perú, es el Monasterio de Santa Catalina, ubicado a pocas cuadras de la Plaza de Armas, con acceso desde la mismísima calle Santa Catalina.

De nada más, ni nada menos que 20.000 metros cuadrados, con una arquitectura que mezcla el barroco, el neoclásico y el neocolonial, ideal para perderse en sus coloridas calles y descubrir las historias que guarda desde 1579, año de su inauguración.

Mandado a hacer por uno de los virreyes más importantes del Perú, Francisco de Toledo, recibía monjas de distintos lugares del país y castas. En sus inicios, una de sus principales benefactoras fue una millonaria viuda, María de Guzmán, quien ingresó al recinto religioso, cediendo todos sus bienes a la orden, para luego convertirse en monja.



A pesar de que aún viven algunas religiosas de la orden de las dominicas en una de sus alas, en 1970 la edificación abrió sus puertas al público. Más de una veintena de salas nos muestran la vida allí siglos atrás. Literalmente para perderse en sus corredores, muchos de ellos llevan de un lado a otro, pasando por hermosos patios.

Muebles, pinturas, utensilios de cocina, flores, arte sacro en general son parte de esta muestra, además de ambientes dedicados a su célebre Beata Ana de los Ángeles Monteagudo, uno de los personajes más relevantes que habitó el monasterio dedicado a Santa Catalina de Siena. El recinto cuenta también con una cafetería y dos tiendas de souvenirs.

El ingreso es de lunes a domingo de 9 de la mañana a 6 de la tarde, ideal reservar en la  web oficial tu visita, la que cuesta 40 soles por persona (cerca de $10.000 chilenos). Para contar con un guía -opcional- puedes tomarlo al ingresar al lugar con un pequeño costo adicional, hay en distintos idiomas.

Los días jueves en la noche realizan visitas nocturnas con recreaciones, las que hay que reservar con antelación en su página de internet

El Monasterio fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

 


TEMAS