27 de octubre de 2022

“La luz del Diablo”: drama, empoderamiento femenino y posesión diabólica

La nueva cinta sobre exorcismos de Daniel Stamm ya está disponible en cines del país.

“La luz del diablo” del director de la popular cinta de 2010 “El último exorcismo” -Daniel Stamm- aterriza en las salas de cine del país este jueves 27 de octubre, con una historia que también habla de posesiones demoníacas, pero esta vez más inclinada hacia el drama y al rol de la mujer en este ritual, y en la iglesia católica.



Ann (Jacqueline Byers) es una joven monja que carga con el trauma de haber tenido una madre a la que probablemente la poseyó un demonio, y haber muerto por eso. Años más tarde, ella -interesada en el tema- ingresa a un centro católico en Boston, donde enseñan a jóvenes sacerdotes el arte del exorcismo, mientras las monjas sólo los asisten con los ‘pacientes’. Pero Ann desea más, sabe que como mujer puede aportar en esa especialidad y que su experiencia anterior puede ser un extra, aunque para lograr un lugar como exorcista deberá luchar contra lo establecido, y también contra un demonio que la ronda desde su infancia, y que ahora va tras de una pequeña que es muy especial para ella.

La cinta también protagonizada por Christian Navarro (13 reasons why), Colin Salmon (Resident Evil), Virginia Madsen (Candyman, The number 23) y Ben Cross (Carros de fuego, Sombras tenebrosas´90) en su último papel, no tiene tantos momentos de miedo, se centra más en el personaje principal y sus distintas relaciones (con su madre, superiores, niña poseída, compañeros curas, terapeuta), las que confluyen en el tema de la posesión, y como ella trata de ocupar sus habilidades, experiencias y errores, para lograr superar los obstáculos, después de todo Ann conoce el poder de ‘la luz del diablo" (en la película explican que significa, no es un nombre de película al azar).

La historia en sí es interesante, pero tiene sus cabos sueltos, siendo el más grande la figura de Ann, un personaje un tanto poco creíble en su actuar como rebelde o transgresora, lo que no es tan bueno contando que es el rol en el que converge todo. Otro tema que se ve demasiado forzado, y que podría haber sido más sutil, es el del empoderamiento de la mujer, ciertos diálogos son demasiado obvios.








TEMAS