12 de noviembre de 2022

París des-conocida

Recomendaciones para conocer con mayor profundidad la capital francesa.

París. Ciudad de reyes, revolución, arte, espectáculo y…turistas. Íconos como la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, el Moulin Rouge o la iglesia del Sagrado Corazón en Montmartre atraen los 365 días del año a millones de turistas de todo el mundo. No se les puede culpar, la grandiosidad y bohemia de la capital de la república francesa tiene un especial atractivo. Y no solo para los más famosos pintores, arquitectos y escritores, sino para cualquiera que tenga ganas de vivir la experiencia que solo Paris te va a entregar. En este artículo busco recomendar algunos sitios de esta gran urbe que, si bien son menos conocidos, son igualmente hermosos e interesantes (y normalmente no atiborrados de turistas), por lo que vale mucho la pena conocer. Por tanto, propongo cuatro escapadas que se inician desde una estación de metro, medio de transporte que recomiendo para conocer la ciudad, ya que esta cuenta con, nada menos, 16 líneas de metro.

La primera escapada inicia en la estación de metro Cardinal Lemoine (línea 10). Camina unas cuadras hacia el oeste y te encontrarás con la iglesia de Saint Étienne du Mont. Además de ser un edificio con una bella arquitectura, tiene dos particularidades: la primera, en su interior se encuentran la tumba de la santa patrona de París, Santa Genoveva; la segunda, en sus escaleras laterales Gil (Owen Wilson), esperaba noche tras noche el vehículo que lo transportaba al pasado en la película "Medianoche en París" (Woody Allen, 2011). Caminando por la calle de frente a la iglesia te encontrarás con el Panteón (11,5 euros), edificio neoclásico que alberga tumbas de ilustres ciudadanos franceses como Voltaire, Rousseau, Victor Hugo, Marie Curie, entre otros. Saliendo del Panteón, caminando hacia el frente, a pocas cuadras llegarás al Jardín de Luxemburgo, precioso parque y uno de los pulmones verdes de la ciudad. En el no solo encontrarás una tregua del ruido de la ciudad, sino también disfrutar de sus fuentes, su teatro de títeres, sus flores y del Palacio de Luxemburgo, de estilo barroco, que hoy es sede del Senado francés.


La segunda escapada comienza en la estación Alma-Marceau (línea 9), frente al fatídicamente conocido puente del Alma, que cruza el rio Sena. Es en este lugar donde perdió la vida Diana de Gales. Recorriendo en dirección este el borde del río, podrás llegar al puente Alexandre III, el puente más bello que cruza el Sena y donde se grabó una de las escenas finales de la ya mencionada "Medianoche en París" (Gil se encuentra con Gabrielle y comienza a llover). Frente al puente se puede apreciar el complejo monumental de Los Inválidos. En su edificio alberga, entre otros, el museo de la Primera y Segunda Guerra Mundial, con uniformes, armas (réplicas de la V1 y V2) y documentación; el museo de las armaduras, una espectacular de armaduras y armas medievales y modernas no solo europeas, sino también del lejano oriente; y la iglesia de San Luis, dentro de la cual descansan los restos de varios próceres de la historia de Francia, destacando la tumba de Napoleón Bonaparte.

La tercera escapada parte en la estación Madeleine (líneas 8, 12 y 14), a pocos metros del templo, hoy católico, de la Madeleine. Este hermoso edificio que fue erigido en honor a los triunfos de la Armada francesa en tiempos de Napoleón I destaca por el contraste entre su arquitectura externa, de estilo neoclásico, emulando el diseño de los templos de la Grecia clásica, con el marcado estilo barroco de su interior, acompañado de frescos y mosaicos. En su exterior está adornado con estatuas de distintos, destacando la de San Dionisio, primer obispo de París y santo patrono de Francia. También destaca la estatua de San Lucas, ubicado en el lado posterior del edificio, que está sin cabeza debido al estallido de un proyectil alemán producido el año 1918 durante la Primera Guerra Mundial. Tras visitar la Madeleine, recomiendo visitar el Museo del Perfume (gratuito), el que se encuentra a pocas cuadras del templo. La visita nos permitirá conocer las materias primas y el proceso de fabricación de los perfumes. Además cuenta con colecciones de objetos relacionados con la perfumería. Esta interesante visita termina, como no, en una tienda donde podrás probar y adquirir un sinnúmero de perfumes, eau de toilette, jabones y otros artículos de belleza.

Por último, la cuarta escapada que propongo es una visita al cementerio de Père Lachaise (metro Père Lachaise, líneas 2 y 3). Este cementerio tiene una atractiva identidad propia, que va allá de la gran cantidad de tumbas de famosos personajes del mundo de las artes, de la elite intelectual, de la política. Las peculiares tumbas, con diseños creativos, muchas con notorios daños por el paso del tiempo, crean una atmósfera especial que cautiva: de silencia, paz y tranquilidad. El recorrido por este particular espacio donde el mundo de los vivos y el mundo de los muertos se entrecruzan nos llevará a ver tumbas cargadas de simbolismos, en especial las obras dedicadas a los caídos en enfrentamientos bélicos, y otras en las que se da una auténtica conexión con quien está descansando en paz que va más allá de las tradicionales flores. Ejemplo de este último son los cigarrillos y uñetas que la gente deja en la tumba de Jim Morrison y los besos marcados con lápiz labial que engalanan el monumento mortuorio de Oscar Wilde. Además de los mencionados Morrison y Wilde, también tienen su última morada en Père Lachaise, entre otros: Pedro Abelardo y Eloisa, Honoré de Balzac, Maria Callas, Federico Chopin, Augusto Comte, Molière, Édith Piaf y Marcel Marceau.





TEMAS