25 de diciembre de 2020

Cine modo navideño

Invitación para ver o volver a ver clásicos del séptimo arte cuyas historias se desarrollan en estas fechas.


Para este fin de semana largo y navideño, donde muchos no tenemos gran opción de salir de casa, las películas se vuelven una buena alternativa de compañía y entretenimiento. Aquí les dejamos algunos filmes para estar en sintonía con la fecha y pasar más de un buen momento, solo, con amigos o en familia:


¡Qué bello es vivir! (It´s a wonderful life!, 1946)

Si aún no ves el más grande clásico navideño, es hora que te pongas al día. Esta hermosa película de Frank Capra, trajo de vuelta al cine a James Stewart, quien se había alejado de lo reflectores para combatir en la segunda guerra mundial, sufriendo de estrés post traumático a su regreso. Su personaje de George Bailey, un hombre lleno de matices, soñador absolutamente frustrado, decide que no vale la pena vivir, hasta que un curioso encuentro en el momento preciso cambia su existencia. Podría ser un paralelo de como esta película cambia a Stewart en la vida real, pues su perfecta y sentida interpretación lo lleva a lo alto de su carrera y a superar los vestigios de la guerra.

Una historia para valorar lo que realmente es importante y ojalá ver en familia.


Gremlins (1984)

Joe Dante, más conocido hasta ese momento por su trabajo como director en películas de terror mayoritariamente de corte B, trae de la mano de Steven Spielberg esta comedia de terror que encanta tanto a chicos como a grandes. Un padre encuentra en uno de sus viajes un extraño ser, conocido como Mogwai, el cual lleva como regalo de navidad a su hijo (Zach Galligan). El tierno “animal” al que llaman Gizmo, es bueno y simpático, pero olvidar las 3 reglas básicas en su cuidado, las cuales son advertidas al padre al momento de su compra, puede ser un verdadero desastre: No mojarlo o darle agua, no exponerlo a la luz brillante o directa del sol y no darle de comer pasada la medianoche.

Mucha sátira de otros pasajes cinematográficos, momentos inesperados, algunos un poco grotescos, un verdadero clásico ochentero que revive en estos tiempos. Tiene también una segunda parte bastante entretenida, pero que carece un poco de magia... Magia navideña quizás.


El día de la bestia (1995)

Para los que no aman tanto la navidad o prefieren las historias menos convencionales sobre el 25 de diciembre, existe esta comedia de acción satánica dirigida por Álex de la Iglesia.

Un sacerdote (Alex Angulo) descubre un mensaje oculto en el libro del Apocalipsis donde expresa que, en la navidad de 1995, en Madrid, va a nacer el anticristo. Para salvar a la humanidad y evitar este acontecimiento, termina aliado con un joven perdedor adicto al death metal (Santiago Segura), además de un charlatán presentador de televisión que se vende como guía esotérico (Armando de Razza). 

¿Qué podría salir mal? Para saberlo, hay que ver la película, y si bien no es de ese cine que todo el mundo disfruta, sus personajes, sus diálogos, su locura, han brindado más que un buen rato a muchos.


Milagro en la calle 34 (Miracle on 34th Street, 1947)
El director George Seaton nos regala el cuento de Kris Kringle, un adulto mayor de cabellos blancos y frondosa barba que por casualidades del destino termina siendo contratado para interpretar a Papá Noël en una famosa multitienda norteamericana. El éxito de Kringle como Santa genera la envidia de la cadena de tiendas rival, por lo que intentan desacreditarlo a como dé lugar, pero el anciano puede que guarde un secreto muy grande sobre su identidad.
En esta cinta podemos ver a una pequeña Natalie Wood, en uno de sus primeros papeles en el cine, como la tierna Susan, quien apoya y reconoce al sr. Kringle como lo que asegura ser.
Existe otra versión de esta película lanzada en 1994, la cual conserva la esencia de la original como una linda historia sobre la ilusión y la magia de la navidad. En ella actúan Richard Attenborough y Mara Wilson.


Duro de matar (Die hard, 1988)
Este clásico thriller de acción revive en esta época para los amantes del género y para los cinéfilos conocedores de su trama, puesto que se desarrolla en nochebuena. Un oficial de policía fuera de servicio (Bruce Willis) termina enfrentado a una banda terrorista liderada por el personaje de Alan Rickman, para salvar a su exesposa, con quien busca reconciliarse, y a otros inocentes que se encuentran peligrando en el rascacielos donde trabajan. 
Algunos guiños a la navidad van apareciendo a lo largo de la película y quizás, lo que más importa, es que el personaje principal de Willis, John McClane, encarna valores de buena voluntad, lo que se busca resaltar por estos días.



TEMAS