1 de julio de 2022

“Crimes of the Future”: larga vida al nuevo sexo

La más reciente película de David Cronenberg llegará pronto a Mubi y a algunos cines seleccionados de Chile, México, Colombia y Argentina.

Desde 1969, con su primer mediometraje "Stereo", el cineasta canadiense David Cronenberg ha desarrollado una nueva corriente estético-filosófica denominada la “nueva carne”, en la que la humanidad muta a través del exceso de tecnología.

Así vieron la luz una serie de películas que -a lo largo de las décadas- causaron impacto por su visceralidad, modernidad, sexo y originalidad; por lo que bautizaron al director como “el barón de la sangre”.

“The Brood”, “Scanners”, “The Fly” y principalmente, “Videodrome” fueron solo algunos de los principales ejemplos de esta nueva rama o género controversial, llamado en ocasiones 'body horror' u 'horror corporal', que sería replicado por otros cineastas contemporáneos, como John Carpenter, por ejemplo, en su obra maestra “The Thing”.

Pasaron los años, y Cronenberg dejó por bastante tiempo esta corriente grotesca, pero cautivadora para muchos, para optar por un proceso mucho más convencional y psicológica, pero nunca menos interesante, junto al actor Viggo Mortensen.

A la espectacular “Una Historia de Violencia” de 2005, le siguieron la igual de excelente cinta sobre la mafia rusa “Promesas del Este” y “Un Método Peligroso”, sobre la extraña relación entre Freud y Jung.

Y tras las bizarras e infravaloradas “Cosmopolis” y “Maps to the Stars”, finalmente el director vuelve a sus orígenes con “Crimes of the Future”, una cinta que promete ser lo más cercano al Cronenberg del pasado, pero con la madurez de un director con más de 50 años de trayectoria.

Titulada de la misma forma que uno de sus primeros proyectos de 1970, la película nos presenta un futuro perturbador y decadente, en el que las personas viven un proceso evolutivo enfermizo llamado 'Síndrome de Evolución Acelerada', en el que el dolor se ha vuelto un tabú, además de que el cuerpo humano ha desarrollado inmunidad a las enfermedades y virus. Este nuevo mundo tecnológico y alterado, en que el sufrimiento prácticamente no existe -al igual que la empatía- permite a las personas modificar y/o herir sus cuerpos, explorando la anatomía humana con curiosidad, jugando con los límites del placer.

Dentro de este mundo, está Saul Tenser (Mortensen), un famoso artista underground, que realiza performances junto a su compañera Caprice (Léa Seydoux), en los que Tenser se mutila frente al público y se remueve los nuevos órganos que genera de manera natural, los cuales no tienen una función conocida. Timlin (Kristen Stewart), una investigadora de la Oficina del Registro Nacional de Órganos, sigue de cerca sus prácticas con fascinación. Pero cuando un sujeto llamado Lang (Scott Speedman), le ofrece el cuerpo de su hijo asesinado para que haga una autopsia real en su acto, Tenser se dará cuenta que la evolución de la humanidad no tiene porqué ser algo malo, como él pensaba.

La cinta, de corte vanguardista, íntima, árida y repleta de crítica social, se siente como un pedazo más dentro de este puzzle llamado 'Nueva Carne', pues aunque posee un novedoso argumento, contiene elementos ya vistos dentro de la propia obra del director canadiense. A lo largo del filme, presenciamos poderosos reenvíos a “Crash”, “eXistenZ”, “El Almuerzo Desnudo” o “Videodrome”, por lo que se siente como un terreno ya caminado. Probablemente, si se desconoce la filmografía y filosofía del director, la película carece un tanto de sentido.

Repleta de momentos que buscan el shock, de intensos diálogos y autoreferencias, “Crimes of the Future” no pretende ser la obra maestra definitiva de David Cronenberg, pero tampoco está dentro de lo más débil del cineasta. Reflexiones sobre la deshumanización y la inconformidad permanente de las personas, el cambio climático, el ansia de fama y reconocimiento, son algunas de las temáticas que aparecen -de manera solapada a veces- a lo largo del filme, en un mundo donde las personas no se quieren, se necesitan.

Cuando se proyectó en el Festival de Cannes de 2022, el cineasta recibió una ovación de, al menos, seis minutos, pero también hubo otros que -cuenta la leyenda- abandonaron la sala durante su tercer acto, debido al contenido gráfico y sangriento.

A Latinoamérica, “Crimes of the Future” llegará este 29 de julio por medio de la plataforma de streaming MUBI, que se caracteriza por brindar cintas de autor, así como clásicos de la cinematografía. Para los amantes de las butacas, algunos cines seleccionados del país la tendrán dentro de su programación este 14 de julio (Sala Insomnia Valparaíso, Cine Arte Normandie, Centro Arte Alameda).



TEMAS