7 de mayo de 2021

Escapada a Iquique: un fin de semana en cuarentena

Acompáñanos en un fin de semana de trabajo y Cuarentena en la "Tierra de Campeones".


Viajar en avión a una comuna que está en Cuarentena para ir a trabajar es un proceso bastante engorroso. En primer lugar, en el aeropuerto de Santiago, para entrar te piden la tarjeta de embarque, el permiso de comisaría virtual, el pasaporte sanitario (también conocido como C19) y, por si fuera poco, el contrato de trabajo, que certifique que tu viaje es meramente laboral.



Ya con todos los permisos y papeles necesarios en función, y luego del obligatorio desayuno en el Mcdonalds del recinto, nos subimos a nuestro avión en dirección a la ciudad de Iquique, un lugar que honestamente no recordaba, porque la última vez que estuve ahí tenía unos cinco años.

El viaje desde la capital es corto, aproximadamente una hora y media, afortunadamente el avión no estaba lleno, y el personal permite a los pasajeros sentarse en los asientos vacíos, para que así las personas no viajen tan cerca unas de las otras. Utilizando, por supuesto, todas las medidas de prevención sanitaria posible, mascarilla, guantes, alcohol gel e incluso protector facial, para los más fanáticos, como nosotros.

La primera buena impresión fue al aterrizar en el aeropuerto Internacional Diego Aracena, porque la pista se encuentra muy cerca del mar, y la mezcla de colores azules de la costa con los amarillentos del altiplano, le da una cualidad cautivadora.

Para llegar desde el aeropuerto a la ciudad, nuestra opción de transporte fue ‘Transfer Manquehue’, una empresa que se dedica a los viajes especiales, y que por sólo $5.000 te traslada hasta tu hotel o residencia. Y para el retorno, puedes escribir al whatsapp y coordinar la hora de tu vuelo para el regreso.

En Cuarentena, aunque mucha gente sigue movilizándose por las calles, hay lugares de la ciudad, especialmente en el centro, donde carabineros o militares fiscalizan, y nuevamente debes enseñar tus permisos obligatorios, así que ojo, aunque la gente diga que no pasa nada, es mejor prevenir y respetar.

Tras terminar nuestro trámite laboral que tomó algunas horas, nuestra opción de hospedaje fue el hotel ‘NH Iquique’, que se encuentra en la Avenida Arturo Prat, un poco alejado del centro de la ciudad y la popular playa Cavancha, pero que cuenta con muchos beneficios y comodidades. El desayuno y almuerzo solamente es a la habitación; la piscina que se veía espectacular no está disponible en Cuarentena, así que sólo pude contemplarla de lejos. Como advertencia, nuestra reserva en primer lugar era con desayuno incluido, pero por cuestiones de la app Booking y sus cambios, nos quedamos sin desayuno.


Sin embargo, el almuerzo a la habitación es bastante rico, viene todo sellado y bien protegido, algo caro eso sí, pero las opción es esa o la comida rápida por delivery. Obviamente, si vas a la Región de Tarapacá, se debe aprovechar de probar su gastronomía centrada en los mariscos y pescados. Además, hay una gran variedad de frutas exóticas como los mangos, guayabas y los clásicos limones de Pica. 

El patio del hotel tiene una hermosa y relajante vista al mar, lugares para el descanso, para trabajar al aire libre, reposeras para tomar sol y hasta juegos infantiles. Con esos atractivos quedarse encerrados en el hotel no supone ningún problema, es realmente mejor que la cuarentena en casa.

El único detalle es que los alrededores y principalmente las calles de Iquique son bastante sucias, y se ve mucha basura, lo cual le resta un poco a la experiencia.

Para los fanáticos de los dulces, deben probar el chumbeque, un dulce típico del norte hecho de harina, manteca y capas de mermelada, y los pululos, que son una especie de arroz inflado. Tampoco puedes dejar de probar la variedad de cereales que existen en la zona como la quinoa.

Nosotros, por estar en Fase 1, aprovechamos la franja horaria deportiva para salir a caminar durante la mañana por la costanera, donde se reúne muchísima gente a hacer deporte, a trotar, andar en bicicleta, pasear a sus mascotas e incluso pescar en el mar. Cuidado con las olas de la Playa Brava, porque como su nombre indíca, es un oleaje bastante agresivo. Paseamos también por una pequeña playa escondida, llamada Primeras Piedras, que como curiosidad tenía una animita arriba de unas rocas.

Iquique es conocida como la “Tierra de campeones” y aunque en Cuarentena muchas de las atracciones turísticas no están disponibles, si decides visitarla más adelante, se puede practicar parapente los 365 días del año y disfrutar las vistas de Iquique desde las alturas. Si prefieres los deportes náuticos, puedes practicar surf en la playa Cavancha y si te gusta la aventura en tierra, hacer sandboard en las dunas del cerro Dragón.

Si lo tuyo son las compras, podría interesarte el ‘Mall Zofri’ o también conocida como Zona Franca, nosotros nos quedamos con las ganas por la situación sanitaria, que al ser libre de impuesto, de seguro encontrarás aquél producto que andas buscando a un precio mucho más económico que de lo normal. Los favoritos del público son los productos electrónicos, las bebidas alcohólicas y los perfumes, porque son los que más baratos encontrarás en comparación a los precios convencionales.

Te prohibimos dejar la ciudad sin recorrer el barrio histórico de Iquique y especialmente el paseo Baquedano, donde puedes tomar un rico jugo de mango o probar un clásico chumbeque. Te sentirás como si estuvieses viviendo en la época del auge salitrero con las fachadas de sus edificaciones. Además, en este lugar puedes tomar un bote para visitar uno de sus grandes atractivos turísticos que es donde se hundió la Corbeta Esmeralda, el ícono chileno de la Guerra del Pacífico, que descansa en el fondo marino, a pocos metros de profundidad, desde hace casi 140 años. 






TEMAS