19 de noviembre de 2022

Un día de paseo por Florencia

Consejos para visitar por 24 horas la ciudad símbolo del Renacimiento italiano.

La cantidad de cosas que hay que ver y disfrutar en Florencia (Firenze), actual capital de la región de la Toscana y una de las ciudades más influyentes en el contexto artístico-intelectual del Renacimiento italiano, hace recomendable visitarla por varios días. Pero, a veces, eso no es posible (o se desea conocer más ciudades en un limitado tiempo), por lo que enfocaremos esta escapada a dar diversos consejos para aprovechar el corto tiempo de la mejor manera posible. Para esto sugiero, si estas en Roma, tomar temprano por la mañana un tren rápido (estación Termini), el cual en solo 1 hora y media aproximadamente te deja en la estación de Santa Maria Novella. Esta estación es un muy buen punto de partida para realizar un recorrido a pie por el centro histórico de la ciudad. En pocos minutos llegarás al Duomo de Florencia, la catedral de Santa Maria del Fiore, el edificio, junto al puente Vecchio, más famoso de la ciudad.

En general, y a diferencia de Roma, para entrar a las iglesias florentinas hay que pagar entrada. El Duomo, sin embargo, es gratis (existen billetes para ingresar a su baptisterio, campanario, museo y cúpula), condición que genera largas filas para poder ingresar. En mi opinión, solo vale la pena entrar para ver desde dentro la espectacular cúpula de Brunelleschi, pero lo mejor de este edificio es disfrutar por afuera. Cada uno de los detalles arquitectónicos y decorativos en el exterior de este monumental edificio, ícono del Renacimiento italiano, bien merece gastarse varios minutos en su contemplación.



Tras visitar el Duomo, te invito a que avances hacia el norte, por el Borgo San Lorenzo, gires a la izquierda cuando llegues a la plaza del mismo nombre, y, siguiendo una serie de puestos de artesanía (la mayoría vende artículos de cuero), llegarás al Mercado Central. Dentro de sus dependencias podrás probar dos de los paninos típicos de la zona: el lampredotto (con estómago de vaca) y la porchetta (de cerdo). Para continuar aconsejo regresar a la plaza del Duomo y continuar derecho por la Vía Roma hasta llegar a la Piazza de la Repubblica, famosa por su carrusel. Sigue después por la misma calle y te encontrarás con la Piazza del Mercato Nuovo, en donde se encuentra el tradicional Porcellino, que más que un pequeño cerdito es un jabalí adulto. Esta fuente cumple función similar a la famosa Fontana di Trevi: se debe poner una moneda en el hocico del puerco para tener buena suerte y asegurar un retorno a la ciudad. A pocos metros de ahí, en dirección este, encontrarás la también imprescindible Piazza della Signoria. En ella encontrarás una serie de esculturas en plena calle, y en su logia; también se encuentra en esta concurrida plaza el Palazzo Vecchio, sede del gobierno local. 

Después de disfrutar de esta hermosa plaza llena de arte, continua en dirección este hasta llegar a la plaza Santa Croce. Ahí te recomiendo visitar el complejo de la iglesia Santa Croce (8 euros); visitar no solo la basílica y sus capillas, como la Bardi, con frescos de Giotto, o la famosa capilla Pazzi, sino además sus claustros, su museo, entre otros. También cuenta con un número considerable de monumentos funerarios, entre los cuales destacan los de: Miguel Ángel, Dante, Maquiavelo y Galileo. Tras esta interesante visita te propongo que te dirijas en dirección sur, hacia el río Arno y camines por su orilla teniendo en vista el ya mencionado Puente Vecchio, el único que sobrevivió en la ciudad durante la II Guerra Mundial (se dice que Hitler no fue capaz de ordenar su destrucción). Cruza el puente y disfruta de sus joyerías y, con mucha probabilidad, de algún artista callejero que pone alegría a la experiencia. Al otro lado del río te recomiendo recorrer las calles y encontrar un lugar donde comer. Al estar más alejado de la zona más turística, puedes encontrar mejores precios con muy buena calidad. Para regresar al centro te recomiendo que cruces por el puente Santa Trinita, para así tener una vista plena desde el río del Ponte Vecchio.



Solo si vas a quedarte en la ciudad varios días, te recomiendo los dos museos más famosos de la ciudad: la Galleria degli Uffizi y la Galleria dell’Academia. Ambos museos son para recorrerlos durante horas, además que suelen tener largas filas con personas que esperan entrar. Otra opción es viajar por el día a ciudades vecinas como Pisa o Siena, o a pueblos medievales como San Gimignano o Volterra, este última es imperdible si eres fan de la saga Crepúsculo.


TEMAS