19 de diciembre de 2022

“El Caso de Lindy Chamberlain”: un terrible hecho que dividió a Australia

La docuserie de 3 capítulos está narrada y producida por el actor Sam Neill, disponible en HBO Max.

De 2020, pero recién llegada a HBO Max, “El Caso de Lindy Chamberlain”, es una terrible historia real, que parece sacada del mejor relato de ficción, en donde los humanos somos nuestros peores y crueles enemigos.

En 1980, la familia australiana Chamberlain: Michael (el padre), Lindy (la madre), Aidan (el hijo mayor), Reagan (el hijo del medio) y la bebé, Azaria, fueron de vacaciones a un camping llamado Ayers Rock en el Territorio Norte del país. Por la noche, la niña desaparece de la carpa donde dormía, sus llantos alertan a la madre y a otros campistas. Sólo una mancha de sangre queda, Lindy asegura que un dingo (perro salvaje de la zona) se llevó a su bebé.

De inmediato, la prensa se hizo eco de la terrible noticia. Parte de las ropas de la bebé aparecen ensangrentadas y con rasguños, de su cuerpo nunca más se supo.

En un comienzo, el caso fue definido como un accidente, pero la prensa y la sociedad tenían los ojos puestos en Lindy, por su actitud poco expresiva. Además, para conservar el turismo en la zona, se comentaba a nivel de autoridades que un perro salvaje como este no podría robarse un bebé.

Antes de cumplirse un año de la muerte de la pequeña, reabren el caso. Durante todo ese tiempo la opinión pública señaló a la familia, se mofaron de la situación en diarios y en la tv. Existían poleras -en tono de burla- con la frase de Lindy: “Un dingo se comió a mi bebé”.

Sin mayores pruebas, sin escuchar a los testigos que estaban en el camping -todos muy dispuestos a ayudar a la familia y a decir la verdad- y con mucho de ficción, acusaron a la madre de degollar a Azaria y a su marido de ser su complice, en ese momento ellos estaban esperando su cuarto bebé. A Michael Chamberlain se le permitió volver a casa con sus hijos a pesar de ser culpado, pero Lindy fue condenada a cadena perpetua con 7 meses de embarazo de una niña. La liberaron bajo custodia, por 5 meses, al poco tiempo de dar a luz, pero tuvo que regresar a la cárcel y la nueva hija tuvo que pasar sus primeros años con guardadores. El tiempo en prisión de la mujer fue un infierno, ya se pueden imaginar como tratar a la 'asesina' de un bebé.

Luego de mucho más de mil días en prisión, Lindy es liberada. Un pequeño movimiento comandado por la iglesia Adventista y los otros campistas que estaban en el lugar de la tragedia, fue creciendo a tal punto, que a lo largo de Australia hicieron presión, y lograron que se revisara el caso correctamente, finalmente exculpando a los padres de toda culpabilidad. Otros incidentes ocurridos luego de la muerte de Azaria, con estos mismos animales, demostraron también que si pueden ser mortales.

Una vuelco a la vida increíble que este documental retrata bajo la figura de Lindy, sus hijos y quienes creyeron en ella, con imágenes de archivo y el relato del actor Sam Neill, quien además produce la pieza y protagonizó-junta a Meryl Streep- la película basada en esta tragedia, “Un grito en la oscuridad”.



Una lección sobre el rol de los medios de comunicación, de la justicia y de lo cruel que podemos ser como humanos, cuando entramos en una suerte de locura colectiva, aunque también es una historia de fortaleza sobre una mujer que no bajó los brazos ante tanta adversidad y una familia resiliente.

TEMAS