15 de julio de 2022

Claudia Marchant sobre el libro “Salario para el trabajo doméstico”: “Muestra cómo hace 40 años mujeres se movilizaban por este derecho”

En Palco conversó con la Magíster en Documentación y traductora de la obra al español.

Durante décadas mujeres de todo el mundo han alzado la voz para que se reconozca y remuneren las labores que se realizan dentro del hogar- como cuidado de los niños, limpieza, y alimentación- que son indispensables para la sociedad y que aportan a la economía. Afortunadamente, en los últimos años se ha avanzado en la discusión pública sobre esta demanda histórica, que cobró fuerza en 1972, cuando el Colectivo Internacional Feminista (CFI) impulsó una amplia campaña para difundir que las tareas que se realizan dentro de la casa son tan importantes como las que se hacen afuera y que, por lo tanto, deben ser valoradas. El libro “Salario para el trabajo doméstico”, de la canadiense Louise Toupin, narra la historia de este movimiento. En 2014 la obra se publicó en francés, en 2018 en inglés y hace unos días se lanzó la primera traducción al español, realizada por las chilenas Claudia Marchant y Soledad Rojas.

“El libro relata, y eso es muy interesante, la disputa que incluso en el mismo movimiento Feminista Internacional se produjo, porque había mujeres que decían no, nosotras no queremos que nos reconozcan o que nos paguen el trabajo que realizamos en casa, nosotras queremos salir de la casa y que esos trabajos domésticos sean asegurados por el Estado, con jardines infantiles y salas cuna.  La intención de hablar de un salario para el trabajo doméstico no tenía para nada que ver con que las mujeres se quedaran en la casa para hacer su trabajo, que recibieran una remuneración, sino decir este trabajo tiene un valor, sea quien sea que lo haga, sea un hombre o sea una mujer, es parte del sistema capitalista y, por lo tanto, tiene que ser valorado”, dijo a En Palco Claudia Marchant.


Trabajo doméstico: la base del sistema capitalista

La obra plantea que en el capitalismo hay una parte visible que es la producción, el trabajo pagado y una parte invisible que sostiene el sistema, que es la reproducción, las labores que se realizan en casa.

“A esto Louise Toupin lo llama un iceberg. El tipo de trabajo que principalmente las mujeres realizan en la casa, de cuidado, de reproducción sexual hablan, de educación de los niños, hace parte fundamental para que el trabajo remunerado funcione. Y además, ese trabajo que las mujeres realizan en la casa, es el mismo trabajo que salen a hacer afuera, son secretarias, son enfermeras, hacen los trabajos domésticos en otros lugares. Si alguien está interesado en seguir esta discusión, nosotras subimos un pequeño video en nuestro canal de YouTube de Tiempo Robado Editoras con una síntesis que hace la autora sobre el libro”, afirmó.


Una documentación histórica

El libro contiene entrevistas de las integrantes del colectivo, documentos históricos, canciones, y fotos de manifestaciones, panfletos de la época, obras de teatro y otras intervenciones.

“Louise Toupin hizo un trabajo de arqueología, una búsqueda de todo este material en seis países: Estados Unidos, Canadá, Italia, Suiza, Alemania e Inglaterra. Realizó entrevistas a muchas mujeres, están sus voces puestas en este libro que tiene esa virtud, diría yo que junta o pone en el mismo lugar una reflexión teórica que se transformó en acción de mujeres organizadas. La primera parte del libro habla de toda esta corriente de pensamiento, cómo se estructura, cómo debate con las otras corrientes de pensamiento del momento. Y la segunda parte del libro habla de casos concretos de movilizaciones en hospitales, en escuelas, en sindicatos que se hicieron a partir de esta lectura común que tenían las mujeres, lo que ella llama estrategia del salario para el trabajo doméstico”, explicó la traductora.

Aquí te dejamos la entrevista completa que le realizamos a Claudia Marchant.




TEMAS